De viaje

Y de viajes va la cosa compañeros. Porque este viaje comenzó en octubre de 2015, no, quizá un poco antes, ya que algo grande se avecinaba. Y no sabíamos si íbamos poder tomar o no el timón, pero con todo se ha podido.

No ha sido ni duro, ni largo, no corto, ni liviano, ha sido una travesía. Que tampoco empezó sola, lo hice con mi buen amigo, cuando en nuestra ilusa ilusión de disfrutar de aquellas maravillosas máquinas que toda la vida habíamos soñado tener, nos dábamos cuenta de que no sabíamos controlar. Y esa amistad, ese compañerismo, ese cariño y ese miedo nos obligaba  a hacer una parada para comprobar que todo iba correcto.

Y como en toda ruta siempre aparece el sustillo de turno que te hace darte cuenta de que te puedes caer, y que sin ser malo, abres los ojos ante la realidad que nos acompaña, que no es otra que en cualquier fallo podemos tener un accidente, y no depende ya de nuestra voluntad el levantarnos o no. Porque el vil demonio espera en cada curva, ya que no conocemos estas carreteras, y viene disfrazado de facilidad, y más que ninguno, de dulce armonía antojándote fácil aquello que mis noches, mi familia y amigos, en tiempo claro, me ha arrebatado. Y todo para usurpar los esfuerzos ajenos, y enriquecer, de aquello que no da la felicidad, sus vidas rotas. Pero en toda cabeza del ladrón… Y me enseñaron que ese susto me ha enseñado a que en esa curva no me voy a ir más, así que gracias.

Y llega ese momento del viaje en que te das cuenta que la carretera se te hace eterna viajando solo y en la que no puedes seguir sin compañeros. Y ya que en este equipo cada uno tiene fin, os voy a compartir que significan para mi:

  • El Koala es la tranquilidad, y es que hay que dejar que el camino tome su curso para poder disfrutarlo, para poder ver la siguiente curva, para que no nos salgamos de ella, y yo garantizo que sin esa experiencia que hace ver todo más calmado me saldría.
  • A Málaga fuimos a buscar a la murciana, que aporta el esfuerzo, la ilusión y la gran variedad de ideas que te dejan enmudecido porque piensas, y ¿Cómo no se me ha ocurrido a mí? Su apuesta es muy grande, ya que ninguno sabemos cuándo acabará el combustible de este viaje, ni cuándo vamos a poder repostar, pero eso la hace más grande aún, porque la mueven sus sueños e ilusiones y ese es el valor perdido de esta generación.
  • Justo en paralelo encontré a miles de kilómetros a una extremeña de pura cepa de la que no me quiero separar y para llevarle la pista aquí la tenemos en familia. Y como buena persona y con un don de gentes increíble del personal se va a encargar, y su granazo de arena nos va a aportar, y seguro que cada día más.
  • Y por supuesto el EQUIPO, quienes me han enseñado que se puede trabajar con honradez, que constituir un equipo es difícil pero no imposible, que para ello te debes de rodear de personas que sean como tú, no como otros. Y que lo más importante es fijar en el objetivo la mira común y no nuestro propio beneficio, solo así se puede con todo.
  • Y otra miembro del equipo, la más pequeña, con y por la que empezó realmente todo, es mi gasolina. Por ella no duermo, no porque no pueda… pero tampoco me acuesto y no porque no quiera. Por ella el rato que cierro los ojos pienso y pienso. Por ella todo esto huele a perfección. También hace sus viajes cuando con ilusión viene a visitarme y me da la alegría y la fuerza que en ese momento necesito, con un motor de dos piernas y un apoyo de cuatro ruedas. Y me enseña que con esa ilusión debo de seguir día a día.

No es ni será la mejor noticia de motos que demos en Gas Biker, pero es el ADN, la transparencia y la entrega que aportamos cada uno, la que podemos transmitiros en este inicio de una ruta sin fin a la que nos enfrentamos. Por ello esperamos que todo nuestro esfuerzo os sirva para que como nosotros, en grupo, en familia y a veces en solitario podáis disfrutar seguros de vuestra mayor pasión.

Y por supuesto decir que aunque nos hayamos esforzado mucho en crear un detector de accidentes, jamás tengáis la amabilidad de probarlo.



ENTRADAS RELACIONADAS